La joyería más fina del mundo es la que está hecha a mano.

Diseño original de oro hecho a mano.
La joyería más fina del mundo es la que está hecha a mano, una pieza a la vez, y todos los procesos manuales son hechos uno por uno. Para que una pieza sea considerada como "joyería hecha a mano" el artículo debe estar fabricado partiendo de los metales en bruto,  por un orfebre de la joyería, utilizando sólo herramientas que son controladas por la mano. El arte que se está perdiendo en la elaboración de joyas finas hecha a mano, requiere de mano de obra altamente calificada, para controlar manualmente las herramientas y transformar los metales preciosos y piedras preciosas en obras de arte. Por esta razón los conocedores de joyas de todo el mundo saben cuándo la joyería está hecha a mano, este es el punto de referencia de lo que se considera la joyería fina.

Anillo de platino, zafiro y brillante
El uso tradicional de los elemento, para la fabricación de anillos y piezas en general hechas a mano, se está perdiendo de una manera muy rápida, el uso de instrumentos y sistemas modernos está terminando con la joyería tradicional, y es comprensible cada vez se necesita vender más y producir más y se nos olvida que la joyería es parte del arte. Así definitivamente se perderá el espíritu del arte de la orfebrería tan bien venido desde el viejo mundo.

Las barras de metales preciosos deben de seguir trabajándose y forjándose a las viejas usanzas de la joyería, debemos tener siempre en cuenta y sin olvidar nunca, por simple que sea el trabajo que la joyería más fina del mundo es la hecha a mano.

Forjemos y demos las formas que deseamos con total libertad en el diseño a las partes y piezas que necesitamos para construir una joya. Estas precisas piezas deben de seguir siendo construidas y soldadas a temperaturas extremas por las manos firmes de fabricantes y maestros expertos en el arte de la fabricación de joyas.

Anillo de platino, esmeralda y brillantes
Creaciones de piezas únicas, de metales preciosos que enrolladas a mano, y repujadas a mano, para finalmente ser pulidas y brillantadas, una vez pulidas expertos en engastado asientan las piedras en el metal que ha sido adecuado en sus paredes y puntas llamadas grifas, para dar posición a las gemas. Terminando el trabajo en la mesa del engastador, la pieza va a una observación final donde se vuelve a revisar todo el conjunto y se le da los últimos retoques  de embellecimiento.    Al final, la joyería hecha a mano resultante es una pieza única en su tipo y será apreciada y admirada quizás por muchos años.



Anillo de platino, y brillantes de forma especial
En estos días la joyería se produce en masa, maestros joyeros  ahora son fabricantes de modelos para ser trabajadas por cantidades y fundidas en sistemas modernos de fundición a la cera perdida. Actualmente los fabricantes de modelos son bien escasos. Los viejos joyeros estamos contentos de que se necesiten joyeros para fabricar modelos, ya que ellos son los que quedan y que saben  de los sistemas antiguos para la fabricación. La creación de joyas de platino hechas a mano, oro, diamantes y piedras preciosas son la ambición de la vida de todos los joyeros y orfebres.





Escrito por: Alejandro Glade R.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada