Diccionario de la perla

Las perlas las podemos encontrar en joyas antiguas y en joyas de época, estas las hay en todas las formas y tamaños,  algunos de los términos  que voy a dar a conocer en este artículo son los que se utilizan en la joyería y en la bisutería. Los ejemplos dados en este artículo le ayudarán a identificarlas, además de tener alguna información de ellas.

Perlas Barrocas
Las perlas barrocas

La perla barroca puede ser natural o de cultivo, estas pueden provenir de dos fuentes, de agua salada y de agua dulce. La perla barroca es asimétrica en su forma y desigual en su textura, en oposición a una esférica, que es perfectamente lisa.

Su nombre deriva del italiano  Barocco  o del portugués  barroco,  lo que significa que es una "perla imperfecta" ,  estas perlas fueron muy populares en el período barroco y más tarde en el renacimiento, desde mediados del siglo XIX. A finales del año 1500 y principios del año 1600, joyeros pusieron de moda los broches y colgantes, rodeados de perlas barrocas alrededor de una sola perla grande, fue usada también como la cabeza o el cuerpo de una criatura fantástica.

Perla Barroca








El término barroco o barroca en esta forma de perla se aplica a las perlas naturales y también a perlas de vidrio usadas en la bisutería. Diseñadores como  Miriam Haskell  y Coco  Chanel, realizaron costosas joyas que con el tiempo fueron hechas en joyería de fantasía, en plástico y muy livianas.

Perla Blister







Las perlas blister

Las perlas Blister se usaron mucho como pieza central en el Art Nouveau. El colgante de la imagen nos muestra uno de los usos de la perla blíster,  es un colgante sencillo con un diamante en oro blanco.

Estas perlas las podemos encontrar en agua dulce y salada, en moluscos de origen natural y cultivados, y que son en realidad parte de la concha del animal en lugar de una verdadera perla. Las ampollas que se producen adosadas en su caparazón, se producen cuando un pedazo de barro u otra sustancia, que actúa como un núcleo que se adhiere a la parte interior de la concha de un molusco. Estos son por lo general muy poco uniformes en su forma, ya que el núcleo no se instaló de forma  intencional. Las versiones de blíster cultivadas, se forman alrededor de un núcleo pegado a este dentro de la concha y pueden variar de forma dependiendo de la forma del material insertado.

Cuando ya se ha formado por completo la perla blíster, se corta a lo largo con una porción de su concha. A veces se aíslan de manera muy similar a la perla mabe.

Tenga en cuenta que el cultivo de las perlas en realidad no se comenzó a hacer hasta  la década de 1920, las piezas más antiguas comienzan a aparecer antes que el Art Deco, las que adquieren fama cuando renombrados artistas comienzan a trabajar estas formas.

Perlas Cultivadas
Perla Cultivada
Las perlas cultivadas

Las perlas cultivadas son las obtenidas mediante la inserción de un objeto como un pequeño fragmento de su concha o incluso una perla de una ostra o almeja. Con el tiempo, y de la misma manera que se forman las perlas naturales, capas sobre capas de nácar se van adhiriendo naturalmente para protegerse del elemento intruso. Este proceso suele tardar varios años con una perla cultivada, mientras que en una perla natural puede tardar más o menos 10 años en formarse por ser un núcleo mucho más pequeño que puede ser un grano de arena. 

Una de las cosas más importantes que hay que recordar acerca de las perlas cultivadas en comparación con las hechas de vidrio o plástico, es que las reales van a tener una sensación arenosa o rugosa cuando la frotamos en los dientes (pero las perlas naturales tendrán esto también, así que hay que probarlas con esa conciencia.) Las perlas de imitación son lisas y no nos darán la sensación de rugosidad en los dientes.

También tenemos que recordar que hasta la década de 1920, las perlas que se usaban ​​en la fabricación de joyería fina eran solamente cultivadas, las perlas cultivadas no serían todavía fabricadas hasta ese momento. Ahora las perlas cultivadas son más abundantes y menos costosas.

Para determinar si una perla es cultivada, debe ser examinada por sus capas interiores, por dentro la perla se asemeja a una cebolla. Hay joyeros que pueden examinar las perlas, haciendo un agujero en la perla, o haciendo brillar una luz en la perla y examinándola con una lupa de joyero. Si el núcleo es sólido, sin estratificación, entonces usted sabe que es una perla cultivada. Esta es una habilidad que puede ser abordada en casa, pero es aconsejable obtener algún tipo de formación de un experto.

Perla de agua dulce

Las perlas de agua dulce

Muchas piezas antiguas de joyería están hechas con perlas de agua dulce, es una técnica antigua. Todas estas perlas son perlas de río que se sacaban de una especie de mejillón, y datan de la década del 1800 en adelante. Debido a su forma natural, y rocosa de estas perlas, son utilizadas ingeniosamente en el diseño de joyería fina.

La mayoría de las perlas de agua dulce modernas se cultivan en lagos y estanques en China. Las perlas de agua dulce actuales son más uniformes en forma, y no tan altamente valoradas como las antiguas   perlas naturales de los ríos. Estas perlas de río actuales pueden, ser incorporadas en piezas de joyería de fantasía, y hechas con metales no preciosos, y decoradas con piedras preciosas simuladas.

Perla Mabe
La perlas Mabe

La perla mabe (que se pronunciada mah-Bay) crece de una manera similar a las perlas tipo ampolla o blister, pero se cosechan de manera diferente. La concha se mantiene en su lugar, pero el blíster se corta y se perfecciona en su forma, produciendo una pieza como una cúpula de nácar perlado. Esta perla es rellena en su hueco para hacerla más fuerte, y por lo general se sella con una pieza de nácar o plástico.













Las perlas naturales

Las perlas naturales se forma cuando una sustancia extraña ingresa en la concha de un molusco sin ningún tipo de ayuda. Con el tiempo, capas y capas de nácar se van formando naturalmente para protegerse del intruso, y así se forma una perla que toma forma  en más de una década.




Anillo con perla natural


Una de las cosas más importantes que hay que tener en cuenta con perlas naturales es que tienen la particularidad de dar una sensación arenosa cuando se frota en los dientes (ojo las perlas cultivadas producen la misma sensación). Hay que tener en cuenta que hasta la década de 1920, eran solo perlas naturales las que se usaban ​​en la fabricación de joyería fina..

Al igual que con las perlas cultivadas, para determinar si una perla es natural, se procede igual que con las perlas cultivadas. Aconsejo que hay que tener algún tipo de formación, o derechamente aprender con un experto en esta materia.

Perla Quahog
Las perlas Quahog

Esta perla es una de las piezas más raras de la antigüedad dentro de la joyería de perlas. La primera de estas perlas se encontró en una cesta que contenía joyería de fantasía. Ahora es llamada el "Broche Golash" después de que Alan Golash, comprara la pieza fabricada en 1835, en una tienda de antigüedades de Rhode Island, por catorce dólares, después se descubre lo valiosa que era esta antigüedad. Las perlas Quahog son unas perlas naturales que se encuentran en el molusco del mismo nombre.
 Este se pronuncia "Koh hog".


Estas perlas púrpuras muy raras proceden de la almeja llamada Quahog, se pronuncia "Koh hog". Otra fue encontrada en un tazón de sopa, hace varios años cuando un oficial de la policía de Massachusetts estaba comiendo un guiso de mariscos en un restaurante local. A pesar de que no era tan grande tenía colores muy vivos igual que la perla Golash, que todavía era impresionante esta noticia. 
Perla Quahog

La joya con un peso de más de seis quilates es la lavanda Quahog perla en forma de huevo que se muestra aquí. Estas perlas nacaradas no, significa que no tengan el mismo acabado brillante como otras perlas.

Esta pequeña encontrada accidentalmente  fue valorado por Kaminski subastas, en un valor de US$ 12.000 a US$15.000. GIA (Instituto Gemológico de América) El certificado de esta perla, cuando se fue a la venta decía:  " Natural sin perforar la mercenaria de las perlas de agua salada, 11.43mm x 8.36mm, 6.22 quilates, de una almeja Quahog del Norte." no hay indicaciones de tratamientos, las perlas "púrpura de luz natural" Quahog son una de las más preciadas en el mundo, siendo la única de agua salada púrpura de tamaño significativo, las perlas Quahog tienen un duro nácar con un acabado duro, liso, lustroso .    Una vez que hiso correr la voz sobre esta perla, y su valor, la historia comenzó a circular para promover su venta en una inminente subasta.

Un comunicado de prensa de Kaminski subastas, indicó que la perla mercenaria se vendió por
$ 16,500  (incluyendo los impuestos y prima del comprador), en marzo de 2015, y en última instancia terminó con un coleccionista japonés a través de un corredor de la perlas de América.

Perla de semilla
Las perlas de semillas

Perlas de semillas son diminutos ejemplares, redondas o en forma barroca, que por lo general miden menos de 2 mm de diámetro.

Las perlas naturales de semilla se utilizan a menudo para representar lágrimas en la joyería del luto victoriano.

Actualmente el hombre ha fabricado perlas de semillas formadas de vidrio o plástico que también adornan muchos tipos diferentes de joyería de fantasía.





Escrito por: Alejandro Glade R.