El cuidado de un crisol nuevo.


Crisol de joyero nuevo

Antes de usar su nuevo crisol, asegúrese de esmaltarlo primero.

Tendrá que esmaltar su crisol antes de derretir cualquier metal en ella. Esto asegura que su metal no se pegue a la taza de cerámica.

En primer lugar, el crisol debe estar solo, sin su fijación, que es el accesorio para vaciar.

Calentar suavemente el crisol con su soplete o en un horno a una temperatura de alrededor de 800 a 900ºC, hasta que la cerámica esté caliente.

Crisoles para joyería, diferentes tamaños.





Retire el crisol del calor y espolvoree generosamente haciendo un  revestimiento de bórax en polvo en el interior del recipiente (crisol). Debe tener cuidado de no poner bórax en el exterior ya que al estar caliente se adhieren elementos cuando este se calienta. A medida que el polvo  de bórax se calienta, burbujeará y aumentará su volumen ligeramente.





Soporte de crisol




Vuelva a calentar el crisol con el soplete u horno, esto fundirá totalmente el bórax contenido en el
nuevo crisol cerámico.

Continúe calentando y repitiendo la operación, añada fundente (bórax) hasta que haya un recubrimiento vítreo en el interior del crisol.

Permita que el crisol se enfríe suavemente (no bruscamente) al aire. Una vez que esté frío, póngalo en el soporte o asa que le permitirá trabajar pudiendo vaciar el metal fundido.



Proceso de fundición y vaciado en lingotera.


Observaciones.

Prevenga el choque térmico con el precalentamiento apropiado, hacerlo suavemente. Sólo algunos tipos de crisoles están diseñados para resistir daños causados ​​por el calentamiento rápido, todos los crisoles requieren un precalentamiento cuidadoso. El choque térmico causa grietas en crisoles que se calientan demasiado rápido.

Nunca exceda los límites máximos de temperatura del crisol y nunca deje que el metal se enfrié
dentro del crisol.

Cada crisol tiene un límite de temperatura máximo. Si supera ese límite, el crisol se dañará y puede fallar. Mantenga un control cercano de las temperaturas que resiste el crisol. Permitir que el metal fundido se solidifique en el crisol también puede dañar el crisol, cuando el metal se vuelve a recalentar para vaciarlo.






Escrito por: Alejandro Glade R.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada