Historia y evolución de los orfebres.

Taller en la antiguedad
Los Orfebres han existido desde que el oro fue encontrado para ser un codiciado metal causante de muchos acontecimientos en la historia de la humanidad. Su oficio, conocido como orfebrería, es la práctica que con oro y otros metales preciosos se trabaja en una amplia gama de objetos, de los recipientes y otros utensilios útiles para objetos ceremoniales y religiosos, y por supuesto, la joyería.


Un conjunto de habilidades abarcan los maestros orfebres para la confección de muchos tipos de trabajos con los metales, incluyendo forja, fundición, corte, soldadura,  grabado, engastado, esmaltado, y el pulido de metales preciosos y piedras preciosas. El orfebre no solo posee la capacidad de manipular metales, también tiene un conocimiento profundo de las propiedades y características físicas y químicas del trabajo con estas materias primas. Estas habilidades se transmiten históricamente de padre a hijo, o de maestro a aprendiz, y en ocasiones también eran secretos que no se daban a conocer.

Necrópolis de Varna, Bulgaria

Los artefactos de oro más antiguos conocidos por el hombre son los de la Necrópolis de Varna en Bulgaria, y se remontan al 5º milenio a.C. Estas piezas nos muestran que los orfebres antiguos poseían un notable nivel como orfebres  y conocimiento notable de los metales. Para entender la experiencia de estos primeros orfebres, deben haber sabido muy bien las características del oro.


Necrópolis de Varna, Bulgaria


El oro siempre ha sido raro y escaso, valorado por su brillo y maleabilidad. No se corroe ni se empaña, y se le puede dar forma fácilmente, se fusiona y se funde con facilidad. El oro también es de fácil aplicación como soldadura, y es un metal muy dúctil: una pequeña cantidad de oro puede ser golpeada hasta dejarla en una hoja muy delgada.

Este proceso de orfebrería, lo podemos apreciar en la Necrópolis de Varna, estos hallazgos nos muestran  muchas técnicas básicas que se usan hasta el día de hoy.

El martillando del oro para hacer una forma requiere uniformidad del metal, por lo que el metal tenía que ser fundido primero. Puesto que es muy poco probable que los antiguos artesanos pudieran tener oro refinado de alta pureza, las aleaciones que tenían habrían requerido de recocidos periódicos calentando  el metal y permitiendo que se enfriara  lentamente a fin de eliminar las tensiones internas del oro.


Una vez que el lingote estuvo listo, se corta a la longitud necesitada, largo y ancho, ciertamente no era una tarea sencilla para ese momento. Los extremos tendrían entonces que ser soldados para formar un anillo por ejemplo. El uso de la soldadura requería un conocimiento sobre aleaciones y conocimiento sobre sus puntos de fusión, y puesto que el proceso de soldadura involucraba calentar el oro en una cama de carbones, la capacidad de controlar las temperaturas era una hazaña seguramente para esos tiempos.

Las formas de las piezas encontradas nos muestran el dominio adicional del arte, que tenían estos orfebres de la antigüedad, nos damos cuenta que dominaban muchas ciencias.

Los antiguos egipcios fueron reconocidos por su grandes obras realizadas con el con el oro, y las habilidades de los orfebres quedaron demostradas rápidamente, habilidades que adquirieron por la amplia disponibilidad de metales preciosos y piedras preciosas. Ellos dominaron bien todos los trabajos al fuego y los llevó a poder probar la pureza del oro, y a dominar el arte de las aleaciónes de oro con otros metales. Los egipcios también desarrollaron formas de manejo y de trabajo para el oro, las que incluían las técnicas  de la cera perdida, un método que todavía se utiliza en la fabricación de joyas de la actualidad.

Tumba de Tutankamon
El tesoro del rey Tutankamón, que murió el año 1352 antes de Cristo, son ejemplos emblemáticos del arte expresado por los orfebres egipcios, que podemos considerar que fueron unos expertos en el arte de la orfebrería al ver dichas obras, la gran máscara de oro batido, el trono de oro que representa delicadamente las escenas de la unción del joven rey. Los orfebres del antiguo Egipto fueron también los primeros en utilizar el niel, una técnica decorativa que utiliza un polvo negro de cobre, plata, plomo y azufre para recubrir una superficie metálica grabada. Una vez recubierto, se aplica calor y el nielo se funde en los canales grabados, produciendo un fuerte contraste en el diseño de la obra grabada.


Joyeria Etrusca.
Existe muy poca evidencia de la joyería griega de antes del año 1800 a.C., el aumento de la civilizaciones minoica y micénica, trajeron las técnicas de la orfebrería y por consiguiente su realización, incluyendo las primeras cadenas conocidas. La joyería etrusca se realizaba en el norte de Italia desde alrededor del año 700 a.C., y aunque floreció sólo por un breve tiempo, es bien conocida por el detalle de sus obras y el uso extensivo de la granulación, técnica que podemos encontrar en casi todas las obras etruscas de la antiguedad.

La granulación es el uso de pequeñas esferas de oro, a veces miles de ellas, para producir patrones y diseños. La técnica fue utilizada en muchas áreas y durante largos períodos.  Alrededor del año 300 a.C., estos estilos de joyería griega prevalecieron sobre la mayor parte de Italia, y el dominio etrusco de la granulación cayó en desgracia, sólo para ser una técnica re-descubierta por los europeos de los siglos 19 y 20.

Relicario época Paleocristiana y Carolingia
Durante todo el tiempo que el Imperio Romano se expandió, fue heredando las tradiciones  y técnicas populares de la joyería griega y celta. Así, los romanos comenzaron a favorecer y a integrar a las gemas y piedras de colores, y los orfebres pusieron todos sus talentos en el trabajo con estas incluyendo la elaboración de trabajos con esmeraldas, zafiros, perlas y diamantes en bruto. Las joyas de oro se hicieron más y más elaboradas.

En el momento en que el cristianismo se hizo la religión oficial del Imperio Romano en el año 325 d.C., el trabajo adornado del oro se produce con regularidad.

Los Orfebres de la época realizan motivos en relieve repetitivos empleando matrices para el trabajo con el oro, logrando detalles muy finos, por medio del grabado con herramientas de punta muy fina. El esmalte tabicado, una técnica realizada con tiras de metal soldado para crear compartimentos que luego se rellenan con esmalte y se les daba terminación en un horno. Este trabajo se convirtió en una forma muy popular para representar todo tipo de obras cristianas.

Pulsera bizantina, Opus Interrasile
Los Orfebres bizantinos, también perfeccionaron la técnica del Opus Interrasile, una especie de calado realizado por la perforación de una hoja de metal con un cincel o herramienta afilada,este trabaja quedaba tan fino que el oro restante se asemejaba  a un cordón o una red de hilos de oro fino. Con el surgimiento del cristianismo, los orfebres a menudo se encargaron de la decoración de manuscritos trabajados con el pan de oro, además de crear relicarios y otros objetos eclesiásticos conteniendo metales preciosos.


En la Edad Media avanzó tanto la orfebrería que se crearon gremios, y fueron tan influyentes que algunos actuaban como banqueros, fue sólo con el renacimiento que el gran arte de los orfebres floreció. La convergencia de los recursos culturales dieron origen a las obras sublimes del Renacimiento que conocemos hoy, este arte encontró su máxima expresión a través de las manos de los distinguidos orfebres. Con la expansión del comercio y el aumento de la riqueza de la nobleza europea, los orfebres a menudo disfrutaron del patrocinio de las élites, y su oficio alcanzó expresiones insospechadas y más allá del trabajo tradicional con los metales.

Salero fabricado por Benvenuto Cellini
Grandes artistas y escultores del Renacimiento comenzaron a realizarse como orfebres, Lorenzo Ghiberti, Sandro Botticelli, y Andrea del Verroccio, por dar ejemplos. Los  Orfebres se convirtieron en maestros de técnicas particulares dentro de su comercio y especialización, llegaron a ser tan famosos que se les convirtió en virtud. No era raro tener una pieza diseñada por un orfebre, la realización era de otro, el grabado y esmaltado era hecho por un tercer orfebre, y si el trabajo requería piedras preciosas, era otro el especialista.


Las técnicas que se emplearon por los orfebres del renacimiento son bien conocidas gracias a Benvenuto Cellini  en sus "tratados de orfebrería y escultura." Este trabajo abarca desde el arte del nielo, trabajo de filigrana y piedra, el esmaltado, corte de diamante, y métodos de fundición. Estilos influenciados por los temas clásicos y mitológicos repartidos por toda Europa, y las técnicas de orfebrería repartidas con estas. Además, con la invención de la imprenta en el año 1430, el grabado se convirtió en una habilidad especializada de los orfebres.

La historia de la orfebrería no termina con el Renacimiento, las antiguas técnicas desarrolladas por los antiguos y perfeccionadas por los artesanos del Renacimiento en realidad sólo han sido cambiadas por la tecnología, y tal vez creo, no siempre ha sido para mejor.














Escrito por: Alejandro Glade R.





No hay comentarios:

Publicar un comentario