Texturizado de metal


Reticulación.
Este es un proceso de resudar el metal de la superficie del  metal de ley por calentamiento de la superficie del metal a una temperatura superior a la de recocido y enfriamiento rápido en el ácido. Este proceso se repite de  5-6 veces.

En el caso de la plata, la superficie de la aleación de plata se calienta un poco más allá de la temperatura de recocido y la llama se va concentrando en un área hasta que la superficie de plata comienza  con una especie de transpiración, esta se licua en la superficie y se producen ondulaciones y alteraciones. Es vital que el total de la pieza no se deje enfriar y a veces es necesario utilizar hasta dos sopletes  para mantener la pieza a una  temperatura adecuada.

Como el licuado va  progresando el soplete se mueve a lo largo de la pieza de manera controlada hasta que se logre el efecto deseado. Este es un acabado permanente que además produce coloraciones interesantes a través de la oxidación.


Repujado
El repujado se refiere a patrones y diseños impresos sobre el metal mediante el uso de presión extrema, por lo general con la ayuda de herramientas del tipo cincel y texturas de laminado.

Materiales tales como tela, plástico, papel o incluso hojas y plumas pueden dejar impresiones sobre metal. Metales duros como el acero y alpaca también se pueden usar, pero se debe tener cuidado de no dañar los rodillos del laminador.

Primero, el metal, generalmente de oro o plata, se prepara recociéndolo para 'ablandar' así se aceptará la textura. El metal a ser de texturado por lo general se intercala entre dos piezas de latón (para proteger los rodillos) junto con el material que se utiliza para producir la textura.

Cuando se introducen en los rodillos de laminación con la presión correcta, la textura será traspasada al metal reblandecido. Después de pasar por el laminador el metal se vuelve a poner bastante duro y tendremos que nuevamente  hacer un recocido si se deseamos más textura.


Aguafuerte (solución de agua y ácido nítrico)
Con esta técnica de grabado se utiliza el ácido para corroer el metal. Debemos enmascarar las áreas que no deseamos que sean afectadas por el ácido en este caso el agua fuerte.

La fuerza de la solución se determinará de como ataca la solución al metal (es de una reacción muy vigorosa o suave)

Esta es una técnica que requiere de una excelente ventilación y ropa adecuada para estar protegido,  así como una  buena campana  para evacuar vapores nocivos.


 Grabado
El grabado es el proceso de hacer líneas en el metal mediante el uso de herramientas afiladas llamadas buriles. Los patrones pueden ser simétrico, asimétricos, a mano alzada o con algún patrón previamente dibujado antes. A menudo con este gravado se logran brillos especiales, además de lograr profundidades en ciertas áreas de la pieza.


Martillado
El martillo es una de las herramientas más versátiles a la hora de añadir alguna textura.

Los patrones pueden ser variados por la forma del martillo, la fuerza con la que se golpea el objeto, y si el objeto está siendo golpeado sobre el acero, plomo, madera o algún elemento especial. El borde de impacto del martillo también se puede ocupar como otro elemento de textura.


Granulación
La granulación es la fusión, no por soldadura, de muy pequeñas bolitas de alto quilataje de oro o plata fina a una superficie metálica.

Esta técnica añade una dimensión diferente a la texturización porque es una forma esférica definida que se eleva desde la superficie del metal. Si se desea, también a continuación se puede pasar a través de un laminador para aplanar ligeramente esta texturización lograda por las pequeñas bolitas.

Escrito por: Alejandro Glade R.










No hay comentarios:

Publicar un comentario