Joyería Bizantina


Collar con cruz, piedras finas
perforadas 
La joyería bizantina fue una continuación completa de las tradiciones romanas, porque se mantuvieron sin modificaciones detrás de los altos muros de Constantinopla. Las técnicas y estilos romanos pasaron a formar la base de la orfebrería bizantina, se produjeron algunas innovaciones lógicas como el uso de la iconografía cristiana y una mayor especialización en las técnicas nuevas y viejas. La producción de arte de los antiguos centros de la joyería de Alejandría y Antioquía dio paso a un aumento de la producción en Constantinopla. La joyería bizantina tuvo una enorme influencia en la fabricación de artículos para la decoración personal en el mundo medieval. El arte Carolingio (inicio en 742 dC) y el arte Otonianos posterior (inicio de 962 dC) estaban relacionados con el imperio bizantino y adoptaron la moda en el norte de Europa al estilo de la joyería románica.

La joyería del Imperio Bizantino jugó un papel importante. Actuó como una forma de expresar los estatus y como herramienta diplomática. En el año 529 dC. El emperador Justiniano hizo leyes que regulaban el uso de joyas, fue un conjunto de leyes, que más tarde sería llamada el Código de Justiniano. Él escribe explícitamente que zafiros, esmeraldas y perlas estaban reservadas sólo para el uso del emperador y todo hombre libre tenía derecho a usar un anillo de oro. Esto nos dice algo acerca de la utilización generalizada y la gran popularidad de la joyería. Se podría argumentar fácilmente que no habría sido necesario de una ley de este tipo si la joyería hubiese sido un fenómeno puramente aristocrático.

Relicario con tema cristiano y esmaltes


El Imperio Bizantino era rico. Tenía minas de oro dentro de sus fronteras y su posición geográfica era perfecta para el comercio entre el Este y el Oeste. 

Esta condición era fabulosa para los comerciantes, militares y altos funcionarios en la administración del imperio porque todos estaban en condiciones de pagar la joyería de lujo. En un intento por mantener la joyería como exclusividad, Justiniano decretó que sólo él podía decidir quién llevaba las joyas más finas. Es importante tener en cuenta que el monopolio del emperador no quería decir que sólo unas pocas personas llevaran joyas, por el contrario, el resto de las piedras preciosas y oro, en general, se les permitió ser usado. Los productos que se realizaban en los talleres imperiales se han encontrado en todo el imperio. Estos artículos podrían haber sido regalos de los diplomáticos a los gobernantes locales o fueron llevados en los cuerpos de los líderes militares y diplomáticos del propio imperio.



Pulsera, de bucles y piedras preciosas perforadas







Materiales
Las piedras preciosas eran muy populares y la exhibición de joyas se hizo cada vez más importante junto a  la orfebrería circundante. Las piedras preciosas procedían principalmente de Oriente. Los contactos comerciales con la India y Persia trajeron grandes cantidades de granates, berilos, corindones y perlas a Constantinopla. El oro estaba siendo obtenido dentro de las fronteras del imperio en la actual Grecia, los Balcanes y en Turquía. A la gente del Imperio Bizantino le gustan las joyas de colores. Además de las piedras preciosas el efecto de la policromía se logró mediante el uso de esmalte la plata y el oro.






Técnicas y Estilos
Piedras perforadas
Las piedras preciosas fueron a menudo perforadas, y pulidos. Un alambre de oro las pasaba a través del agujero de la perforación y terminaba en un bucle o argolla tipo espiral a cada lado de la gema.

De esta manera las piedras preciosas se podían unir entre sí para formar collares, aretes colgantes, y pulseras.

Piedras en forma de cabujón y
brazalete con bisagra




Otra forma típica de trabajo bizantino fue la utilización de piedras preciosas cortadas y pulidas cabujones y los puso en pinzas o alfileres para prenderlas en la ropa. La gema fue más importante que el oro en la época bizantina y no se ponía tanto arte ni esfuerzo en el oro que rodeaba esas grandes piedras preciosas. El arte de glyptografía (glíptica) o piedras talladas se llevaron a los llamados camafeos o intaglios, eran muy populares al igual que las piedras en anillos y colgantes.


Esmalte Cloisonné
Tradicionalmente, los motivos en oro se produjeron en varias formas: motivos repetitivos fueron grabados en el oro con la ayuda de una matriz, el trabajo más individual fue popular y detalles finos se lograron mediante el grabado con herramientas de punta muy fina. Los maestros y orfebres bizantinos agregan y perfeccionan la técnica del relieve haciendo finos detalles en relieve con el uso de Nielo. Los calados habían sido populares en el Imperio Romano y seguía siendo un método favorito de decoración en la orfebrería bizantina.

A partir del siglo noveno llega la técnica de esmalte llamada cloisonné y encuentra buen camino en los talleres del Imperio y se convierte rápidamente en un arte muy popular. La técnica provino del oeste donde se hacía la joyería policromada. Los joyeros bizantinos se convirtieron en expertos en la ejecución de esta técnica y la utilizaron mucho para el trabajo en santos y artículos religiosos.

Joyería de monedas

Tipos de joyería
La joyería Bizantina por costumbre cubría los cuerpos con pendientes, coronas, collares de cadenas corporales, brazaletes, pulseras y anillos, casi todas las posibilidades existentes se utilizaron para decorar los cuerpos. Los grandes collares como joyas estaban a favor de las mujeres mientras que los hombres vestían adornos pectorales, a menudo se usaba la moneda que puede haber servido como condecoración militar o algún otro símbolo de estatus. Iconografía cristiana en forma de cruces e imágenes de santos esmaltados eran utilizados como colgantes, era un objeto muy común. Los clásicos bucles o argollas en cadenas se sustituyeron por discos vinculados o perlas para formar collares. Las pulseras, a menudo eran usadas en pares, como los brazaletes de serpientes todavía populares o el nuevo brazalete con una bisagra que decoraba las muñecas de las mujeres bizantinas. Los anillos eran populares y probablemente se hicieron en todo el imperio. A veces con una piedra, pero a menudo con una inscripción de metal solamente. Grandes pendientes o aros son típicos también. Los aros o pendientes largos se transformaron en formas de media luna y fueron muy populares.
Corte del emperador Justiniano con arzobispo Maximiano a su derecha  y
funcionarios judiciales a la izquierda y los guardias pretorianos,  Mosaicos de la Basílica
de San Vitale en Rávena -  También está la Emperatriz Teodora con un tocado con perlas, al lado de ella una dama con aros  y un collar de oro clásico.
En este mosaico se puede apreciar la joyería que que usaba el mundo Bizantino de la época.


Después de la caída del imperio romano occidental  la ciudad italiana de Rávena, quedaba en manos de los líderes germanos hasta que el emperador bizantino Justiniano derrotó a los Ostrogodos en año 540 y volvió a conquistar la ciudad. Tenía una iglesia construida en los años después de la victoria de San Vitale y llamada así, en ella se ordenó hacer mosaicos de Justiniano y su esposa Teodora. Estos mosaicos se terminan el año 548 y nos muestran una visión de la rica joyería de la corte. 

Escrito por: Alejandro Glade R.



No hay comentarios:

Publicar un comentario