La Vulcanita o Ebonita joya del siglo XIX

Broche Victoriano  de Vulcanita o Ebonita. siglo XIX. Joya de luto
La  Vulcanita o también llamada Ebonita fue uno de los primeros polímeros en descubrirse,  es un polímero duro, negro y compacto susceptible de ser trabajado de diferentes formas.


La Vulcanita fue patentada en 1846 por Goodyear (el mismo fabricante de neumáticos de hoy en día), como la patente especifica una manera de mezclar caucho y azufre, que a continuación se calentaba a ciento quince grados Celsius. De esta forma se producía un polvo de color marrón. A menudo, una pieza vulcanita en buenas condiciones puede ser difícil de distinguir.


Joya de época Victoriana



La moda de la Vulcanita o Ebonita se puso de moda durante la mitad del siglo XIX, en Inglaterra, su popularidad viene a raíz de como celebrar el luto, o “Mourning Jewellery” que significa “Joyería de Luto”. Moda que se extendió por toda Europa, moda que consistía en llevar joyas que acompañaran al riguroso negro. Moda instaurada por la Reina Victoria de Inglaterra, para recordar la muerte de su esposo el príncipe Alberto en 1861. Toda la corte  junto a la reina más toda la sociedad inglesa, adoptaron la moda de vestir de luto riguroso y sus joyas se tiñeron de negro absoluto en señal de duelo. Con esto la joyería de vulcanita o ebonita se puso de moda. Estas piezas existen y están a la muestra del público en el Museo del Traje de Madrid.



Camafeo montado en Vulcanita









Este invento que a menudo lo  llamaban "ebonita ', era producido en masa por sistema de chorro y en molde. Su capacidad de moldeado y no de tallado era un elemento de un costo relativamente bajo frente a la mano de obra. La vulcanita o ebonita, era un material que era accesible a las clases medias y bajas del siglo 19, especialmente el momento en que era de última moda en las casas reales. Sin embargo, la vulcanita, al igual  como sucedió con los plásticos se fueron  devaluando. 







Se fabricaron miles de piezas en serie










La Vulcanita podía soportar bastante pulido con el que se lograba dar un alto brillo de la misma forma que el azabache, pero con el tiempo, sufría una decoloración de color caqui del negro,  este fue un signo revelador de su procedencia.


La Vulcanita tiene una tolerancia muy baja a la luz solar por lo que, la búsqueda de piezas en su estado original es difícil de encontrar dentro de los miles de piezas producidas, estas son cada vez es más difíciles debido al gran interés de los coleccionistas.



Prendedor con aplicación de oro




Para detectar una joya hecha a chorro de vulcanita, había que examinar un pedazo muy de cerca. Una de las maneras más fáciles de detectarla, era intervenirla por detrás del recuerdo por ejemplo en un medallón, se le sometía a un alfiler o punta caliente que hacía que despidiera un aroma a carbón más caucho y azufre.

Aros de Vulcanita, museo  del
traje de Madrid.


















Escrito por: Alejandro Glade R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario