La joyería del Imperio Otomano

Colgante de oro, esmeralda y perlas


No sabía nada sobre la joyería Otomana, mi curiosidad por aprender nuevas técnicas y sus usos me llevan en este artículo a hablar un poco sobre la Joyería Otomana y su uso durante su imperio, también conocido como el imperio Turco Otomano. El máximo esplendor de este imperio fue durante los siglos XVI y XVII, que se expandía por tres continentes, el Sureste Europeo, Medio Oriente y Norte de Africa, limitando al Oeste con Marruecos, al Este con el Mar Caspio y al Sur con Sudán, Eritrea, Somalía y Arabia. El Imperio Otomano tenía 29 provincias, y Moldavia, Transilvania y Valaquia eran Estados Vasallos.

Las principales características de la joyería  de este período, es realmente brillante y colorido, en todo lo que son los productos de ornamentación y decoración joyera. El segundo rasgo característico y muy distintivo de la joyería Otomana,  es el uso de piedras naturales con muy poco trabajo de lapidación, se usaron prácticamente en su forma natural, esto se explica porque la mayoría de los trabajos están hechos en función de la piedra, todo, el diseño y los productos usados en la joya están moldeados y adaptados en favor de la forma de la piedra.

Decoración de turbante, diamantes, esmeraldas,
 rubíes y perlas








A los grandes amos y dignatarios otomanos les gustaba usar joyería con diferentes tipos de metales, ésta es totalmente diferente a la joyería europea de la época. En los diseños predominaron casi siempre motivos naturales, flores, pájaros, lunas, soles. En la corte del emperador otomano las joyas usadas en la ropa por las mujeres y los hombres tenían varios cinturones, hebillas y botones, así como decoraciones para los turbantes: broches, alfileres, acompañados de plumas.


Colgante de Oro, Plata rubíes,
esmeraldas y turquesas






Los cinturones fueron un ornamento muy importantes en el vestuario otomano. Estos podían ser de oro, plata, perlas, algunos llevaban buckles como decoración extra. Era común que fueran decoradas con motivos florales o geométricos con algunos diamantes, rubíes, esmeraldas y turquesas. El cinturón siempre en la  cintura y las caderas. Porque para los hombres la joyería era llevada en su cinturón, más una daga decorada y espada, y las mujeres decoraban el cabello, la nariz, las orejas, el cuello, las manos, los dedos de las manos y de los pies mas los tobillos.



Aros, Esmeraldas de 144 y 142 quilates,
Diamante y oro.





Muy populares eran todo tipo de tiaras, coronas y pendientes (generalmente largos, para ser usados con la belleza de los peinados), los collares (demasiado largos, hasta las rodillas). Existe una carta del embajador británico del siglo XVIII en Estambul, en el que describe a la esposa del sultán Mustafa II Hafiz, y explica como el collar de perlas adornaba su cuello, éste con una longitud que le llegaba a la rodilla, y en el centro de un diamante del tamaño de un huevo de pavo, además de dos hebras de esmeraldas de la misma longitud.

Reloj con cadena de oro, esmalte y diamantes.










Debo decir que los diamantes, esmeraldas, rubíes no eran comúnmente muy usados en la confección de sus joyas, en su mayoría usaban piedras más económicas como las turquesas, amatistas, Cornalinas, jade, y topacios.





Peineta de marfil con aplicaciones de oro,
diamante y rubíes





Además de decorarse ellos mismos, decoraban todo lo que los rodeaba. Las piedras decoran todo, cubiertas para almacenar el Corán, armas, utensilios, cajas, velas, cucharas, pipas de agua, plumas, abanicos, espejos, peinetas.










Daga con diamantes, esmeraldas y esmalte






La colección más importante de piezas de Joyería y decoración del Imperio Otomano en conserva en el
Palacio de Topkapi en Estambul.

Cubiertos de servir, Oro turquesas y rubíes,
 Palacio de Topkapi
Estambul





Casco de desfile, hierro, oro, turquesas y
 rubíes. Palacio de Topkapi, Estambul
Escrito por: Alejandro Glade R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario