La Glíptica, arte hasta hoy empleado en joyería.

SELLO DE IBNI - SHARRUM
 rey Sharkali-Sharri 2.250 aC.
Desde la antigüedad, la humanidad conoce a la Glíptica como una  forma de arte. Esto no es como una escultura en miniatura. Las muestras que hay de esta técnica son  según historiadores de miles de años. Se sabe que el Arte Glíptico fue popular durante la época de los faraones egipcios.

Glíptico en jaspe rojo, Tumba de Vapheio,
del período micénico Temprano (1500 aC). 


Por lo tanto la glíptica es el arte de grabar o tallar las piedras finas. Ha pasado en la Antigüedad por tres grandes períodos:

En su primer período, este arte se limita a grabar pictogramas sobre piedras más o menos duras y sirven de signos o sellos a los altos dignatarios, sacerdotes o reyes. Durante este periodo, la glíptica abarca las dos civilizaciones más antiguas de la tierra, la del Antiguo Egipto y la de Sumeria.



Durante el segundo período encontramos a los fenicios, la Antigua Grecia y los etruscos. En estos pueblos, la glíptica ya empezaba a convertirse en verdadero arte.




Intaglio en Amatista,  22a emperador del
Imperio Romano, CARACALLA.









El apogeo de la Glíptica llegó en el tercer periodo en Grecia en el  tiempo de Pericles y en la Antigua Roma en el reinado de Augusto.

Los griegos buscaron sobre todo la pureza en las formas y los contornos como la belleza de los rasgos y líneas mientras que los romanos se ocuparon en resaltar más los colores y buscaron las transparencias de las piedras finas, ambas tendencias se caracterizaban bien por la particular genialidad de aquellos pueblos, uno persiguiendo el ideal de la Poesía; y el otro, buscando la riqueza el brillo como el constante deseo por lo supremo del arte.

En general se requería  de tener mucha paciencia e imaginación, crearon sus propias obras maestras únicas, cada una de las cuales es única en su tipo.
Las piedras fueron cortadas y entraron en la complicación de sus más mínimos detalles, como motivos bíblicos o dibujos simples de animales. Este trabajo era precioso, y una vez representó a la joyería preciosa exclusiva de la antiguedad.

Camafeo, Emperador Tiberio






Obras de maestros en función aceptaron hacer tres tipos de este arte, gemas, Intaglios y camafeos. Estos últimos fueron los más destacados. La mayoría de los Intaglios que se realizaron eran como si se hubiese empujando la imagen en la piedra.



A menudo, estos joyeros trabajaban haciendo este arte a medida y a pedidos. En este arte estaban representados los perfiles de familiares y personas queridas  o especies favoritas, también se hiso edificios significativos.





Glíptica moderna.



La hematita, como piedra negra, la amatista, aguamarina y piedra de sangre (rubí), lapislázuli y jaspe, calcedonia y ónix, son escogidas para convertirlas en verdaderas obras de arte. Los orfebres maestros necesitaban un cierto conjunto de herramientas. Y aparecen en esos años máquinas primitivas,  como cortadoras y abrasivos.



Arte Glíptico de hoy.


Hoy en día, el interés por las piedras semi-preciosas, son parte de decorados con dibujos intrincados. Es interesante que los joyeros modernos utilizan para sus trabajos prácticamente las mismas herramientas que sus antepasados. 


Anillo de sello con símbolo heráldico








Escrito por: Alejandro Glade R.


1 comentario:

  1. MUY INTERESANTE, ES UNA INFORMACIÓN MUY CLARA Y PROFESIONAL, SUS FOTOS SON INCREÍBLES. LO FELICITO.

    ResponderEliminar