El recocido y su técnica.


Recocido de lámina sobre un ladrillo refractario

La importancia del proceso del calentamiento en la confección de piezas de joyería.
El proceso de recocido en la fabricación de la joyería, es una de las técnicas que Ud. va a utilizar todo el tiempo.



El recocido es el proceso utilizado para ablandar el metal mediante la aplicación de calor controlado con un soplete de joyería o un horno. Dado que, el calor tiene que ser controlado, la práctica y la experiencia le darán una mejor idea de la temperatura que cada metal requiere.




El metal vuelve a quedar totalmente maleable
después del recocido






El proceso de recocido le da al metal, flexibilidad después de ciertos trabajos como la laminación, o el golpeado del metal, haciendo que las moléculas pierdan su presión separándose más lejos, proceso que, previene las fracturas o quebraduras a sus piezas, por lo tanto, este es un proceso que facilita la fabricación y construcción de joyas.





Debemos recordar que cada metal tiene un punto de fusión diferente; por lo tanto, diferentes temperaturas se utilizaran dependiendo del metal que se esté trabajando.








Por ejemplo; plata fina y oro puro necesitan relativamente poca temperatura, porque  estos metales en condición pura son muy maleables lo que hace que estos metales en esa ondición no se pueden trabajar. Estos metales se manipulan bien en la joyería en forma de aleación, y esta si que requiere de recocido, y dependiendo de su trabajo.











Muchas veces es necesario para hacer el recocido de las piezas, apagar la luz u oscurecer de tal manera de poder apreciar con claridad los colores por los que va pasando el metal al momento de hacer el recocido. 






Escrito por: Alejandro Glade R.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar