Joyería nativa de norteamerica

La turqueza es un elemento importante en la joyería  nativa norteamericana

Tiendas dedicadas a la venta de joyería indígena



La joyería norteamericana nativa se refiere a los elementos de adorno personal, ya sea para sus propios usos, o a las de venta y o como arte, como ejemplo de esta joyería se podrían incluir collares, aretes, pulseras, anillos y pins,(alfileres), así como ketohs , wampum y labrets, (piezas y elementos perforados)  hechas por los pueblos indígenas de los Estados Unidos . La joyería norteamericana nativa normalmente refleja la diversidad cultural y la historia de sus creadores, pero los grupos tribales han usado diseños y métodos a menudo copiados de otras tribu o naciones con las que tenían comercio de vecinos, y esta práctica continúa hasta la actualidad. Las tribu nativas norteamericanas continúan desarrollándose arraigadas a sus visiones
Pintura de nativo forjando en plata.
artísticas personales y tradiciones culturales. Los artistas crean joyas para adorno, en sus ceremonias, y se aprovecha también para la venta y el comercio. En  ausencia de lenguas escritas, el adorno se convirtió en un elemento importante de la comunicación entre los nativos, transmitiendo muchos niveles de información. Hasta el día de hoy la joyería nativa de Norteamérica, sigue siendo un importante medio de  identidad tribal e individual.









La joyería norteamericana nativa puede estar hecha de materiales naturales tales como diversos metales, maderas, fibras vegetales, o piedras preciosas  y semi preciosas, materiales de origen animal, como  dientes, huesos y piel, o materiales artificiales como abalorios y bordados. Herreros,  forjadores, talladores y lapidarios combinan todos estos materiales para crear joyas.

Collar en madera









 El arte contemporáneo y la  joyería norte americana nativa actual, abarca desde piedras hasta conchas y es trabajada en talleres donde se usa la computadora  y otros medios modernos para la confección de joyas en  diversos materiales incluidos el acero y joyería de titanio.








Wanpum Cherokee, en concha.







La joyería en Norteamérica tiene una historia muy antigua. Los paleo-indios del suroeste de Estados
Ketohs, plata , cuero y turqueza
Unidos perforaron piedras multicolores con formas y conchas que usaron en cuentas y colgantes. Conchas de olivella biplicata y perlas, que datan de 6000 aC, fueron encontradas en Nevada, huesos, y astas también, y posiblemente cuentas de concha marina desde 7000 aC fueron encontrados en la cueva de Russell en Alabama ,la  joyería de cobre comienza partir de 3000 aC, y cuentas de piedra fueron talladas en
Poverty Point en Louisiana, en el año 1500 antes de Cristo.






Collares de “heishe” son pequeños discos o cuentas tubulares hechos de concha de perlas, se han descubierto en las ruinas antiguas. También se han encontraron restos de conchas marinas que se utilizaron para hacer collares. Conchas de ostras , la madre perla , abulón , caracolas y almejas han sido artículos comerciales importantes en el suroeste durante más de mil años.












Actual masificación y venta de joyería nativa



Los abalorios nativos continuaron avanzando hacia la época precolombina. Las pequeñas esferas fueron hechas a mano de turquesa, coral, y conchas. La madera tallada, los huesos de animales, garras y dientes se convirtieron en piezas de gran valor para los nativos, estos eran cosidos a la ropa, o ensartadas en collares. La turquesa es uno de los materiales dominantes  en el Suroeste por los nativos norteamericanos. Miles de piezas fueron encontradas de los Pueblo Ancestrales en sitios como en el Cañón del Chaco, situado en la cuenca de San Juan, sobre la extensa meseta del Colorado. Algunas minas de turquesa se ​​remontan a épocas precolombinas, los pueblos  Ancestrales negociaban la turquesa con los mesoamericanos . Algunas turquesas que se encuentra en el sur de Arizona se remontan a 200 aC.

Mezcla de elementos en joyería nativa

Cinturones en plata y cuero
Hebilla de cinturón Navajo



Escrito por: Alejandro Glade R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario