Historia sobre el anillo de compromiso





          Uno de los momentos más significativos en la vida de muchas mujeres, es el instante en que el hombre que ama le pide matrimonio, ese día se sella mediante el símbolo del anillo de compromiso, la primera promesa formal entre la pareja, la promesa de la unión para toda la vida.


Compromiso tradicional




          Un anillo de compromiso tradicional puede ser de oro o platino, basándose en la condición económica del comprador. Normalmente, los compradores tienen que sacrificarse para obtener este anillo. 





Anillo de compromiso
diamantes rosa en oro


          


          La idea del anillo de compromiso viene del antiguo Egipto, en donde las futuras novias lo lucían en el dedo anular por la creencia que la “vena amoris” de ese dedo llega hasta el corazón. En esas épocas, los anillos de oro circulaban como monedas. El novio le ofrecía a su novia un anillo de oro como símbolo de una relación seria y llena de buenas intenciones. Los anillos de moda eran tejidos y se remplazaban cada año. 





Compromiso de platino,
diamantes 1930
         




         Los primeros anillos conocidos, ofrecidos a cambio de amor y matrimonio, se remontan al siglo II. Éstos llevaban inscripciones de matrimonio firmadas en presencia del Emperador. 



           Hacia el siglo VI, el obispo Isidoro de Sevilla definía el significado del anillo de compromiso como: “El esposo entrega este anillo a la esposa, como signo de fidelidad mutua y más aún, para unir sus corazones a esta promesa…”. 



Anillo solitario platino diamante 1940








           Las argollas y anillos pueden tener diferentes símbolos y significados. Un individuo puede seleccionar un anillo por motivos decorativos, mientras que otros pueden elegir un anillo que demuestra la permanencia. Un ejemplo de anillo que demuestra la permanencia es un anillo de boda. Un anillo de compromiso es el que el esposo da como un signo de que tiene una propuesta de matrimonio. Es un contrato antiguo y que está de moda. Demuestra excelente artesanía y puede ser muy valioso porque posee un cierto atractivo. Debido a estas razones se ha atesorado mucho. 






Platino y diamantes 1940



          Los joyeros utilizan con frecuencia diamantes, ya que la piedra es muy fuerte, y la de más valor entre todas las piedras finas. La siguiente cosa a considerar es la calidad de su construcción, hay que ver el anillo con cuidado para comprobar su autenticidad. 




Cintillo platino y diamantes



           




           En el siglo XV la mujer empezó a utilizar el diamante como joya de adorno personal, se dice que en la corte del rey francés Carlos VII, su amante favorita Agnes Sorel, considerada la primera amante real reconocida de manera oficial, lució por primera vez un diamante, haciéndose la piedra famosa en todas las cortes europeas, la cual a pesar de ser escasa y de alto precio, era usada por la minoría aristocrática. 





Medio cintillo,
oro, rubí y diamante
          


            Uno de los pocos ejemplos de los que se tiene registro, en que un anillo de diamantes es entregado expresamente para sellar un compromiso, fue en el siglo XV cuando Maximiliano de Austria entregó un anillo de diamantes a María, hija del duque de Borgoña. En el museo de Kunsthistorisches de Viena, se encuentra una reproducción de la sortija, se supone que éste sería el regalo original, los diamantes están montados con la forma de la letra “M” gótica, y hacen referencia a la Virgen María y a la unión eterna de María y Maximiliano, en virtud de su matrimonio. 
Argolla tradicional en oro







           La última cosa a considerar cuando se adquieren este tipo de anillos es la de su calidad. Hoy en día los diseñadores de clase utilizan en la actualidad diamantes de buena procedencia y modernos. Por lo tanto los joyeros son el lugar más confiable para comprar la joya, ya que le puede proporcionar la descripción perfecta de ésta. 

Por: Alejandro Glade R.


No hay comentarios:

Publicar un comentario