Historia sobre punzones, cuños y marcas.


Marcas de Suecia, 1908
Para los joyeros y los historiadores de la joyería, las marcas en una joya u objeto de fábrica proporcionan una fuente adicional de la información para fechar con precisión un objeto de  joyería y determinar por quién fue hecho. El sello más importante dentro de la joyería es sin duda la marca de "pureza" que indica la cantidad total de oro o plata utilizada para fabricar una joya codiciada. Aunque el estudio de las marcas de fábrica sirve como una asignación maravillosa a la investigación de muchos implicados en el comercio de las antigüedades, pero un profesional entrenado puede, y debe, situar al objeto  en el marco de tiempo apropiado sin la presencia de tales marcas, sin desconocer que las marcas son una ayuda. Los historiadores contemporáneos de la joyería usan marcas de fábrica para los propósitos de la investigación pero estos sellos nunca fueron pensados ​​para hacerles la vida fácil a los tasadores. Más bien, eran una forma de darle una forma de protección al consumidor.

Marcas de San Petersburgo, 1838
En el primer siglo a.de C., Marcus Vitruvius Pollio describió el descubrimiento de Arquímedes de
pesaje hidrostático, que ocupó en sus estudios de elevación hídrica. 

También el rey Hiero II de Siracusa dio a Arquímedes la misión de investigar la pureza de una corona de oro recién puesta en servicio, la cual investigó hasta llegar a un resultado impactante. La famosa historia termina con Arquímedes corriendo por las calles gritando "eureka, eureka" había encontrado un medio para exponer el engaño hecho con esa corona,  mientras se sentaba en una tina de baño. Aunque los aspectos técnicos de esta historia legendaria se basan más probablemente en el mito, sí dan una cuenta temprana del fraude que se producía con los metales preciosos.

Desde tiempos pre-romanos el oro y la plata se han utilizado como moneda o como el contra pago como dinero y uno puede imaginar que una persona no tan escrupulosa, con poco miedo a los castigos, encontraría el medio para manipular el metal precioso como: raspar una pequeña porción de una moneda de oro, para juntar y vender oro puro, todas estas estafas de pequeñas fortunas no eran raras en días pasados. En la actualidad, los costos laborales exceden los beneficios para hacerlo. Por esta razón, a finales de la Edad Media, varios soberanos europeos emitieron reglamentos que exigían que todos los artefactos de oro y plata fueran marcados con un sello único para identificar al fabricante del objeto, estos sellos se convirtieron en una marca de responsabilidad para proteger a los consumidores.

Desde la época medieval hasta mediados del siglo XIX, los sellos se utilizaron sólo como medio de protección del consumidor. Esto cambió alrededor de 1840 cuando sellos falsificados comenzaron a aparecer, nombrados "pseudo marcas" aparecieron en el mercado para esquivar impuestos. En aquellos días el gobierno inglés aumentaba los impuestos sobre el trabajo importado de oro y plata, con la exención de los artículos antiguos. El pago de impuestos nunca ha estado en la lista de prioridades de los empresarios, y algunos orfebres y plateros en Alemania y los Países Bajos comenzaron a marcar sus joyas y trabajos de plata con sellos que imitaban los sellos antiguos. Un segundo factor fue el renovado interés en artefactos antiguos de las artes aplicadas que fue dado a conocer por la primera Exposición Mundial en Londres (1851). Los herreros del día, en su mayoría entrenados en la vieja tradición, estaban más que felices de proveer al mercado de "antigüedades recién hechas"…
Marcas o cuños en anillo Victoriano, 1867
Dado que nunca antes había habido un verdadero interés por los distintivos, aparte de identificar a las personas responsables de la calidad del metal precioso, estas marcas fueron interpretadas como auténticas marcas extranjeras antiguas por los funcionarios de aduanas y los coleccionistas. Este engaño duró hasta la llegada del siglo XX.

Muchos coleccionistas y funcionarios responsables de la recaudación de impuestos, na sabían mucho sobre las marcas extranjeras antiguas. Su trabajo se hizo aún más difícil debido al hecho de que muchos objetos se hicieron en los estilos  neo, como neo gótico, neo renacentista y neo barroco. Estos artículos del neo-estilo se parecían mucho o eran iguales a los artefactos hechos en su era respectiva. A partir de 1865 la gente comenzó a notar patrones repetitivos y el estudio de los sellos comenzó, exponiéndose así muchos fraudes en las décadas siguientes. Hacia 1900 un buen inventario de sellos estaba a la mano de expertos y se producían riesgos, ya que al descubrirse el fraude estos elementos se destruían, debido a las marcas falsificadas, pronto fueron compensados los beneficios de las evasiones fiscales. Para entonces, el gusto general había cambiado a Art Nouveau y Edwardiano.

Sello Holandés, para exportaciones. 
Gracias a la investigación de los sellos, que comenzó a finales de 1800, volvió la buena imagen del “hallmarking” o cuños, las marcas a través de las edades ahora están fácilmente disponibles. La interpretación de estos sellos, sin embargo, requiere de un entrenamiento específico y un ojo agudo, aparte de material de consulta, por la gran cantidad que existe hasta el día de hoy. Existe hoy en día muchos países que no tienen oficinas de ensayo gubernamentales, la necesidad de profesionales capacitados en las tiendas que se dedican a este tema o de este campo, son necesarios para interpretar correctamente estos sellos. En un gran porcentaje de joyas antiguas estos sellos están ausentes y las estimaciones sobre el origen sólo pueden hacerse a través de una observación cuidadosa y, si está presente, la correcta interpretación de la documentación de acompañamiento. Cuando las marcas de fábrica están presentes, se les puede agregar un valor  adicional a los objetos y eso una verdad cuando el sello es raro o es de un fabricante importante.

En el Reino Unido los herreros incorporaron marcas de fábrica en el diseño, es el sentimiento hacia los metales preciosos, no quieren que alguien falsifique y golpee sellos en los objetos que crearon con gran cuidado y con trabajo duro.

Para el neófito, muchas marcas pueden parecer contradictorias ya que no cumplen con el  ideal que se exige en los libros de referencia.

Sellos de Estados Unidos, para oro de 14 quilates
y marca de fabricante (espada)
La tradición en la fabricación de joyería en los EE.UU. comenzó sólo alrededor de 1840 y se pueden encontrar muchas piezas de antes del siglo XX en los Estados Unidos sellados con marcas europeas. Esto se producía por la única razón de que muchos colonos tenían fuertes lazos comerciales con los "países antiguos". No fue hasta 1906 que las regulaciones concernientes al "hallmarking" o cuños y marcas en los Estados Unidos, exigieron un sistema de punzonado supervisado. En otros países, no se puede referir técnicamente a él como "punzonado" en el sentido estricto, sino que deben ser referidos como "marcas de fabricantes" y ley de metal.

Objetos grandes como cubiertos, candelabros y cubiertos, fueron estampados con completos tipos de sello. En artículos más pequeños tales como los de joyería no era a menudo posible porque se dañaba el artículo. Por lo tanto, sellos pequeños se utilizaron en esos artículos y por lo general menos de ellos, no un conjunto completo de cuños como lo era en artículos más grandes como cubiertos o candelabros. Un conjunto completo de marcas está, compuesto de una marca de pureza, una marca de fabricante, una fecha y una marca de ciudad. Algunas de estas marcas se combinaban en ciertos países.

Marcas Alemanas para la plata, Bremer 1884
Para buscar las marcas de fábrica en piezas de joyería, uno necesita una lupa del joyero buena que magnifique por lo menos diez veces y por supuesto la paciencia es otra condición básica. Cuando se encuentra una marca legible y la marca no se reconoce, hay que mirarla desde diferentes direcciones, ya que es probable que uno la mire al revés. Por lo general, cuando la joyería está marcada en un país con un sistema de sello obligatorio, contiene una marca de pureza, así como la marca de un fabricante.

Aquellos que disfrutan del estudio del punzón pueden sentirse muy emocionados cuando se encuentra un sello raro o importante. Es un arte, el conocer, interpretar y poder descubrir procedencias, fechas y fabricantes.



Escrito por: Alejandro Glade R.







No hay comentarios:

Publicar un comentario