La Moissanite.


En las tiendas de joyería  apareció una nueva y hermosa piedra, que es capaz de simular al diamante, y se llama Moissanite. Este mineral se fabrica en laboratorio, es cien por ciento artificial, del grupo IB, semimetales y no metales, según la clasificación de Strunz, y por su calidad es capaz de sustituir en la joyería al óxido de circonio cúbico comúnmente llamado circón y hasta los diamantes pequeños.
 


La base de la Moissanite es el carburo de silicio,(SiC), esta piedra lleva el nombre de Henri Moissan, científico francés que ganó el premio nobel  de Química el año 1906, porque el descubrió el mineral el año 1893 en el Cañón del Diablo en Arizona, creyendo en un principio que era diamante, fue farmacéutico, químico, y profesor universitario,  y durante toda su vida se dedicó al estudio de los minerales. También ideó el horno de arco, que lo hizo llegar a la alta temperatura de  4100 °C, Este horno le permitía experimentar con elementos como la reducción de minerales con el fin de recuperar metales como el uranio, cromo, wolframio, vanadio, manganeso, titanio y molibdeno.  La Moissanite en la naturaleza sólo se encuentra en forma de partículas microscópicas y por lo general forma parte de las inclusiones de los diamantes.








Este elemento aparece como piedra en los negocios de la joyería,  a fines de los 90, creando un gran alboroto yo que muchas máquinas y elementos tecnológicos como probadores de diamante  electrónicos, la confunden con el diamante y ciertas máquinas no reconocen que se trata de una falsificación. Con el tiempo han salido a la venta  Moissanites de color que fácilmente imitan al  óxido de circonio cúbico, e incluso con algunos diamantes de colores naturales. Hoy en día, la Moissanites verdes y azules son bastante caros, pero las de color verde oscuro, amarillo y coñac tienen un precio más asequible, que son similares a los productos de óxido de circonio cúbico.




Mucha gente cree que las propiedades de Moissanites son similares a las propiedades del diamante, pero no es así. Ha habido casos en que joyeros sin escrúpulos han sustituido diamantes de joyería muy fina. Sin embargo, el geólogo experimentado con el ojo desnudo puede distinguir un diamante de una Moissanite sintética. Si se trata de un profesional, él estará  con su lupa y la puede  distinguir estando montada en un anillo, así como lo hace con joyas que tienen óxido de circonio cúbico. Además la Moissanite es imposible fabricarla en un color blanco puro.








La producción de Moissanite es un proceso patentado y está disponible solo desde una sola fuente, desde la corporación C3 Inc.









Escrito por: Alejandro Glade R.









No hay comentarios:

Publicar un comentario