Formación para abrir un establecimiento comercial.

 
Escuela de orfebrería.
En muchos países no se exige ninguna formación  para abrir un establecimiento donde se vendan joyas,  o da lo mismo  si es negocio de joyería, de platería o  de una compraventa de oro y joyas terminadas con piedras preciosas.  Pareciera que existe sólo el interés de estar al día en todo lo que concierne a las actividades económicas, como el pago de permisos e impuestos que correspondan y ya están los negocios con luz verde para funcionar. Pero lo que en ningún caso se exige, es la formación como joyero, orfebre, relojero o de gemólogo.  Estamos muy lejos  de que este tema se profesionalice, por el contrario, con toda la importancia que tienen las importaciones y facilidades por el auge comercial, esto se ha convertido en un trabajo viable para todos, como cualquier otro, que se entremezcla con la venta de imitaciones y objetos falsos. 
Perdónenme los comerciantes de joyerías y de compraventas, pero me han sucedido tantas cosas que tienen que ver con este rubro, que me han llevado a hacer este análisis. ¿Cuantos serán los orfebres y joyeros certificados como profesionales?. Cuando se exigirá formación profesional para montar uno de estos negocios?  ¿Cuándo se enseñará gemología aunque sea básica? ¿Cuándo se exigirá una formación profesional para montar un negocio de joyería o una compraventa? Es el caso de muchos países donde esto no existe…

Este es un caso de la falta de conocimientos y de la falta de profesionalismo: El rechazo de una joya en la que se argumentaba que no era de oro blanco de 18Kilates, por ser la pieza (joya) atraída por un imán. 

Esto produjo una decepción importante en la persona a la que le fue regalado este objeto…

OBSERVACIONES.

Primero: no se deben de agotar las instancias de prueba hasta estar totalmente seguros.

Segundo: el imán es solamente una de las pruebas que se hace con los metales.

Tercero: el uso de los reactivos como ácidos apropiados (tester de pruebas) es fundamental.

Cuarto: cuños y sellos estampados en las piezas (hay casas comerciales de joyería tan conocidas que no llegarían a poner una marca en una joya que no corresponda)

El uso del níquel es común para ciertos trabajos en la joyería, y para este ejemplo en particular, ya que el níquel como el hierro son metales ferromagnéticos. Son muchos los países donde se fabrican joyas con aleaciones de níquel por el resultado de su apariencia, les otorgan un lindo brillo, les aumenta su dureza,  y les da mayor resistencia a la corrosión. Los recubrimientos los podemos encontrar en cadenas, pulseras, aros, y piezas de orfebrería en general.

En joyería uno de los metales que se usa en aleaciones de oro es el níquel, esta aleación la podemos encontrar en oros de ley 0,585 y 0,500 como también en recubrimientos galvánicos. En trabajos de joyería artesanal el níquel se usa para aleaciones de alpaca.

La cantidad de níquel que se necesita para un recubrimiento o una aleación es bastante poca para que sea atraído por un imán, por lo que es importante  desgastar y limar buena parte de su superficie para hacer las pruebas químicas.

En el caso de la joya rechazada por la compra y venta de metales, el error estuvo en la falta de experiencia y de conocimiento sobre estas materias,  la joya era legítimamente de oro blanco de 18 kilates.


Como comentario final y mi recomendación para los que les gusta la joyería,  por el momento hay que siempre perseverar y tratar de aprender más,  practicar, experimentar, y leer sobre el rubro. 




Escrito por: Alejandro Glade R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario