Madre Perla o Nacar


Concha de abalón


Madre perla,  también llamada nácar, es una capa iridiscente de material que  forma el revestimiento de la concha de muchos moluscos. Ostras, abalones y otros moluscos son fuentes de esta sustancia, que se utiliza ampliamente como incrustaciones  en la joyería,  muebles e instrumentos musicales. La  madre perla viene en varios colores naturales, pero a menudo se blanquea y se tiñe para uso decorativo.  Nácar es un material duro y resistente, pero es relativamente suave y se raya con facilidad.


Ostra Pteria Sterna






La madre perla tiene una dureza de 3,5 en la escala de Mohs. Esto es bastante blando en comparación con las piedras preciosas y la mayoría de los metales. A pesar de su relativa suavidad hace que sea fácil de trabajar y cortar en formas diversas , sino que también significa que los objetos de nácar pueden ser fácilmente rayado y tallados por herramientas de joyería.






Objetos trabajados desde la antiguedad




La iridiscencia hace que el nácar sea atractivo por el hecho de que los cristales tienen una gama de espesores que están cerca de las longitudes de onda de la luz visible. Parte de la luz que incide sobre las capas cristalinas pasará a través de las capas inferiores, mientras que algunos se refleja en el de las superficies superior e inferior. Las diferentes capas tienden a reflejar longitudes de onda particulares, es decir, colores variados, dependiendo de su espesor y en el ángulo de la luz. Cuando se mira desde diferentes ángulos, diferentes colores se reflejan. Pequeñas irregularidades en la superficie hacen que cada pieza de nácar sea una  pieza única.




Molusco completo usado en adornos y accesorios de moda





Los moluscos crean nácar en forma de protección.  Además de formar parte de la carcasa del molusco, también  le sirve de aislante para las infecciones  bacterianas  y parásitos. Otra función de esta sustancia es para reducir la irritación o el daño del material tal como arena o gravilla que se desplaza por el interior de esta carcasa. La partícula que penetre ira quedando rodeada gradualmente por capas de nácar, haciéndolo inofensivo. Esto puede resultar en una irregularidad de tipo ampolla en el interior de la concha, o puede crear una estructura no conectada a la carcasa, esta es esférica y la conocemos como perla.

Tallado de camafeo







El revestimiento perlado de conchas de moluscos ha sido observado por la gente cerca de la costas, desde muy antiguo. Muchas culturas antiguas las utilizaron ampliamente en la joyería y llegó a ser muy apreciada. Aunque no es tan popular como lo era antes, muchas culturas modernas siguen apreciando su belleza y el nácar sigue siendo utilizando en la joyería, adornos, incrustaciones de muebles e instrumentos musicales.






Caja revestida en madre perla o nacar
Al igual que otras sustancias presentes en la naturaleza, el nácar desarrolla irregularidades en su forma
particular, como resultado de ello, cada pieza de joyería o incrustación es ligeramente diferente, lo que hace  su atractivo. Los artesanos pueden trabajar el nacar con  características especiales de tal manera que resulten piezas exclusivas.

Pulseras y anillo fino, con piedras preciosas y rosa tallada en madre perla
El nácar ha sido ampliamente  estudiado por los científicos interesados ​​no sólo en su resistencia y durabilidad, sino que también en las condiciones en que se formó. El espesor y la estructura de las capas secretadas por moluscos marinos depende de la temperatura y la presión del agua. Por lo tanto, es posible obtener información valiosa de estas investigaciones.

Pieza de joyería antigua (tipo clip)



Los  artículos de madre  perla no se deben  guardar en cualquier lugar ya que pueden rayarse. Se deben limpiar con jabón suave y agua, productos de limpieza más fuertes pueden dañar, sobre todo si son ácidas. Esto también se aplica a las perlas, que tienen un revestimiento externo de nácar.

Adorno corporal
Anzuelo polinesio de nacar
















A partir de 2013, se están realizando investigaciones en la fabricación de nácar sintético.












Por: Alejandro Glade Reyes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario