Engaste en garra o 4 grifas.


A veces se nos juntan muchas solicitudes por reparación y estamos totalmente inundados de ellas, como también fabricaciones de joyas especiales. De repente aparecerá alguien que  nos pedirá que hagamos algo muy rápido, y urgente. El cliente siempre debe ser atendido en muy buena forma, y es lo que el cliente debe esperar de nosotros los orfebres y joyeros. Por lo que debemos administrar muy bien nuestro tiempo para poder cumplir con todos. Para este caso explicaré el engaste de garra o 4 grifas para que se realice sin complicaciones ni nerviosismo por los apremios de tiempo de los clientes.

Tamaño de las grifas con respecto al tamaño de la piedra.
La piedra tiene que bajar al momento de asentarse y engastarse.
Se me ocurre que un trabajo importante y de riesgo es el montaje de una piedra. "¿Qué debemos hacer? Bueno, amigos, lectores de este blog intentaré darles una pauta para que les sea más fácil. Se trata de un engaste en un anillo llamado “Solitario” no debemos tener miedo por los riesgos que esto significa, el factor miedo debemos dejarlo de lado, no es tan difícil, es mucho más fácil de lo que uno cree.

Siempre habrá una primera vez cuando le toque engastar un diamante en Solitario y en 6 o 4 garras! En un principio le va a tomar bastante tiempo quizá una hora, pero después de varios de ellos, se dará cuenta que le tomará sólo minutos! Necesitará ciertas herramientas junto con una buena observación, para su comodidad de uso. Acuérdese que en este primer intento debe tomarse el tiempo que desee.

Las primeras observaciones son las siguientes: Lo primero que debe hacer es verificar la calidad del diamante, se debe fijar si hay alguna inclusión cerca, mirar el rondís de la piedra, fijarse si el rondís es grueso o delgado. Todo esto pensando en cómo serán los cortes para el asiento de la piedra.

Cuando coloque el anillo por primera vez en la abrazadera especial para engastar anillos, debe asegurarse de que el anillo esté muy seguro y no se mueva cuando apliquemos algún tipo de presión en las garras.

Coloque la piedra encima de las garras, encaje en la abertura de la cabeza de 4 garras, previamente con la altura deseada. Con los pequeños alicates, separe cuidadosamente las garras. Esto para que la piedra quede bien en el asiento que se está haciendo para ella.

Haciendo los cortes para el asiento de la piedra.

Lo realizaremos con una fresa de acero de alta velocidad llamada de paragua, un 25% más pequeña que el tamaño del diamante. Las fresas regulares no deben ser demasiado finas, para que no cueste hacer el asiento. Las fresas de acero HSS deben de tener dientes no muy espaciados, para que quiten bien el metal mientras gira. Mantenga la fresa bien engrasada en todo momento, cualquier aceite fino lubricante será suficiente, también sirve la pomada de salicilato (lo encuentra en farmacias).

El ideal en cuanto al tamaño de la fresa con respecto a la piedra.
Puede ser sólo un 25% menos al tamaño total de la piedra.
El rebaje en esta etapa debe de hacerse con mucho cuidado: la distancia permitida para la seguridad y el grosor en la parte superior de las garras es importante en este momento. Mire y pruebe la piedra continuamente, nunca más del 33% de la garra, La altura de la piedra (la mesa de la piedra) debe quedar casi en la parte superior de las garras.


Cuando esté trabajando con la fresa, no permita que la fresa gire demasiado rápido, ya que la misma fresa puede desgastar las garras demasiado. Si usted tiene un motor que pueda regular a una velocidad lenta, regúlelo, es preferible!    Y el desgaste del asiento le quedará perfecto.
Debemos trabajar hasta que ya esté definida la profundidad y recuerde de no taladrar la garra más de un 33% de profundidad. Esto porque mientras más delgada quede la garra más débil será al doblarla para afirmar la piedra


Porcentajes que no se deben sobrepasar en el fresado
con respecto al grosor de las grifas

Asegurando y apretando la piedra en su asiento.

Coloque el diamante en este nuevo asiento, y con un par de alicates junte las dos primeras garras opuestas primero, luego las otras dos, del otro lado, siga juntando las dos garras, siempre alternando, hasta que no quede espacio entre el pabellón del diamantes y el asiento del cojinete. El culet de la piedra debe que quedar apuntando hacia el centro de las cuatro garras en su parte inferior.
  
Piedra muy centrada con respecto al culet de la piedra 
No debe quedar el culet topando con la base del canastillo, si lo hace, puede dañar el culet, debe de volver a usar la fresa para centrar la piedra hasta que quede perfectamente centrado. Estando todo esto bien, se puede pasar a la siguiente etapa, lo que viene ahora es más fácil.

Apretando las garras hacia la piedra.

 Se cortan con pinzas de corte o con sierra el sobrante de grifas, y con un papel de lija, lije todas las áreas que se trabajaron de tal manera de no dejar marcas. Retoque cualquier marca de alicates y déjela lista para la etapa de pulido. Las puntas de las garras convertidas ya en un lindo engaste deben de quedar bien redondeadas y suaves para que los clientes no sufran rasguños de ningún tipo.

Garra con relación a la piedra, terminada.
Espero que este tema desarrollado en este artículo les haya resultado como un ejercicio útil.



Escrito por: Alejandro Glade R.





No hay comentarios:

Publicar un comentario