El arte de fundir esculturas.

Alejandro Glade, y su relación con la Fundición Artística y Las Artes del Fuego / Artes Aplicadas Universidad de Chile.

Molde en cera para escultura
En las aulas de la Escuela de Artes  Aplicadas de Calle Arturo  Prat, se impartió un proceso escultórico desconocido por muchos pero fue uno de los temas que yo estudié.

Se trata del arte de fundir esculturas, técnica milenaria que es enseñada a los alumnos  y que consiste en pasar una obra escultórica al metal.

Es un proceso antiguo yo diría que milenario, pero que aún es utilizado en muchos centros artísticos del mundo. Aunque es muy poco conocido, resulta relevante su enseñanza para la formación integral de los artistas de Chile.

El arte de fundir se remonta a tiempos milenarios. El origen de la metalurgia es de por lo menos 3.000 años A.C, siendo utilizada por diversas culturas que van desde el Mediterráneo hasta el Oriente.
Los egipcios fueron los primeros mineros conocedores del cobre. Su principal fuente fue la isla de Chipre, desde donde deriva el nombre del metal.

Uno de los procesos principales para hacer esculturas se desarrolla a través de la técnica llamada “Cera Perdida", el cual es el proceso base para seguir comprendiendo este arte.

El bronce es el metal clásico que muchos escultores usan en el proceso de  la fundición. Básicamente es una aleación formada por cobre y estaño. Las propiedades de este metal están basadas en su maleabilidad, su resistencia a la corrosión y su noble envejecimiento.

Trabajo de recubrimiento con material refractario

Existen varios métodos para la fundición de este material, dentro de las cuales están: Fundición directa en arena, en matrices de acero, y a la cera perdida, entre otros.

De todos los procesos nombrados el más preciso y que se hiso clásico con el tiempo es la fundición artística a la cera perdida, la cual se conoció en Egipto alrededor del año 1.570 antes de Cristo, y pudo haberse desarrollado en China alrededor de una década después. Éste trabajo artístico consiste básicamente en la reproducción de una obra hecha por un escultor, modelada en arcilla o directamente modelada en cera, para posteriormente ser recubierta por un material refractario, conformando una pieza negativa en su interior al ser sometida a altas temperaturas para derretir la cera y extraerla de su interior, dejando el espacio que será ocupado por el bronce fundido.

Para realizar una obra fundida mediante este proceso, se requiere cumplir con varias etapas, entre las cuales encontramos en primer lugar la técnica de "creación y modelado".

El escultor puede desarrollar su obra en los más diversos materiales: greda, plasticina, poliestileno expandido, maderas, metales, piedras, entre otros. No existe ninguna limitación técnica que impida realizar el proceso creativo del artista.

Otra de las etapas en la creación de esculturas es la " reproducción en cera". A partir del molde negativo, realizado desde el original, se obtiene un positivo en cera virgen (cera pura de abejas) exactamente igual al modelado original.

Para obtener esta reproducción se utilizan dos métodos: el primero consiste en determinar los grosores a mano, mediante el uso de brocha o pincel.

El segundo es llamado "por colada" y consiste en verter cera en el interior del molde, tiene que ser  cera en estado líquido la que se adhiere al molde formando una capa.

Este procedimiento se repite las veces que sea necesario hasta lograr el grosor que se necesita para la obra.
Trabajo de engitiado en cera

El "Engitiado" es el paso siguiente a seguir para transformar una obra escultórica al metal. Después de obtener la pieza en cera se adhieren tubos realizados en este mismo material, llamados "gitios" los que cumplirán la función de alimentar con metal a la pieza y de extraer los gases desde el interior del molde.

Los "gitios" están unidos a un cono invertido llamado "taza", que es el receptáculo del metal y que hace las veces de un corazón, alimentando a todos los gitios que van a diferentes partes de la pieza.

Hasta aquí ya hemos desarrollado la parte creativa de la escultura misma y la parte del trabajo en cera para hacer la fundición.

 "Una vez finalizado el proceso creativo, viene lo que dentro del medio escultórico es llamado "retiro de la cera" lo que, en otras palabras es el "quemado del molde".( La cera al aplicarle el calor se derrite en su interior y escurre por los orificios interiores que han dejado los gitios, esta llega hasta un recipiente para volverla a usar en alguna otra ocasión) Esta etapa tiene por objetivo el retirar absolutamente todo vestigio de cera, dejando el interior del molde totalmente limpio y con el espacio con la forma exacta de la pieza con sus respectivos conductos de entrada y de salida del metal".

Luego viene la etapa de la "fundición" en la cual se le vacía metal liquido en el interior, con metal previamente derretido en crisoles y con los que se vacía el metal directamente en la taza la que repartirá el metal en su interior. La pieza ya está fundida, y hay que dejarla enfriar totalmente.

Ya entrando en la etapa final de este proceso llegamos a lo que es la "terminación de la pieza" el molde con el material refractario que contiene en su interior a la obra fundida es retirado suavemente hasta dejar a la vista la escultura con los respectivos conductos de entradas y salidas de metal.

Se eliminan por medios mecánicos, cortándolos y dando terminación a las paredes de la escultura, pasando con ello a la etapa de terminación más fina en la que se usan cinceles, limas, y texturadores.
Uno de los últimos procesos de esta técnica es la coloración de los metales, mediante "pátinas". Ésta etapa es muy importante porque dependiendo de esta parte del trabajo, será el provecho artístico que le daremos finalmente al bronce.

El proceso de la  "pátina" o la coloración del metal, es intenso  hasta que logramos el color deseado a través de este procedimiento.

Escultura a la que hay que retirar gitios

Lo que hace la pátina es acelerar el proceso de oxidación natural del metal por medio de productos químicos, como por ejemplo: sulfato de cobre (para la obtención de verdes), nitrato de fierro (para los ocres) , pudiéndose alcanzar una amplia gama de colores y tonalidades.

Estos conocimientos los hemos heredado de sabios Maestros los que hemos obtenido en forma oral y práctica, a la vieja usanza de los talleres de artesanos de la Edad Media. Puedo mencionar a, René Arriagada, Víctor Abrigo, y Roberto Bascuñan como ayudante, como también tengo que mencionar al escultor Juan Egenau,  todos docentes de mi época en la Facultad de Bellas Artes. En lo personal, mis grandes  maestros en fundición fueron René Arriagada y Victor Abrigo quienes me enseñaron primero a entender el proceso, y luego rescatar el arte con la fundición, de la mano del maestro escultor Juan Egenau. A todos ellos maestros de este arte, este homenaje especial...

Los que se apasionan por este tipo de arte o son admiradores de él,  deben seguir cultivándolo y conservando esta linda tradición de las “artes del fuego”, nombre muy bien puesto para esta mención en una de las ramas del arte.

Agradezco todo lo que aprendí sobre esta área artística, tan desconocida por muchos.



Escrito por: Alejandro Glade R.





No hay comentarios:

Publicar un comentario