La Orfebrería hoy en día.


Brian Dickson, profesor y joyero norteamericano de visita
 mi taller





La historia de la orfebrería desde luego no terminó con el Renacimiento, porque las técnicas desarrolladas por los antiguos y perfeccionadas por los artesanos del Renacimiento en realidad sólo han ido cambiado por las nuevas tecnologías, pero creo que esta realidad  no siempre ha sido para mejor.








Somos muy pocos los orfebres modernos que actualmente se encuentran balanceando un martillo y golpeando un lingote recién fundido de oro o de plata, que es lo que necesita un orfebre para todo trabajo manual con el que confecciona sus obras, esto ha sido reemplazado casi por completo por máquinas y por lo tecnológico. Es así como láseres pueden producir soldaduras extremadamente finas, lo que elimina la necesidad de preparar elementos como soldadura finas o especiales para cada trabajo o el necesario desbaste para la eliminación de imperfecciones. Ya no es novedad que las computadoras también se utilicen a menudo para producir moldes para la fundición en 3D, y por lo tanto piezas producidas en gran cantidad y todas iguales.

Antiguo soplete de boca.



Creo que los que amamos la orfebrería no debemos abandonar las antiguas costumbres en la elaboración de joyas, también creo que está bien que nos ayudemos con máquinas elementales, pero no apretemos un botón para que salga el trabajo listo y terminado, esos trabajos valen sólo por lo equivalente a los metales y piedras que se usaron.






Sigo ligado a herramientas y técnicas bastante antiguas en lo que respecta al trabajo de la orfebrería, es el caso del  soplete, el soplete que uso, es una variante del soplete que usaban los egipcios, funciona bajo los mismos principios.

Tapa de caja, hecha en plata.
Todavía sigo dibujando cuando tengo que hacer una nueva creación, creo que el dibujar es introducirnos en la orfebrería misma, ya que mientras dibujamos vamos pensando en la solución, solución que normalmente viene de la histórica orfebrería. Además esa relación que el orfebre tiene con el cliente, cuando el orfebre tiene que interpretar la idea, es de suma importancia para los dos, porque la joya va a ser una pieza que pasará a ser parte de él.





El uso de las limas para el desbaste grueso y fino,
es importante




La  joyería hecha a mano con la dedicación y realizada finamente, todavía es muy apreciada por su arte, muchos son los ojos críticos que buscan el detalle, en muchos casos detalles que hacen que una obra sea magistral, a este artículo yo le llamaría “el arte perdido del orfebre”, pero creo que estoy siendo demasiado crítico por eso lo dejo para el párrafo final, pero si una cosa es cierta el arte está casi perdido en muchos de los actuales orfebres y lo digo no como una crítica sino como una señal de alerta para que la buena orfebrería y joyería no se termine en este mundo tan moderno y tecnológico.




Escrito por: Alejandro Glade R.



No hay comentarios:

Publicar un comentario